Muchas personas se quejan de que les resulta difícil perder peso debido a una tiroides poco activa. Más de 27 millones de estadounidenses experimentan problemas con su glándula tiroides y, como esta condición tiene un gran impacto en el metabolismo, a menudo encuentran que aumentan de peso sin ninguna razón aparente. Si bien los cambios en el peso pueden ser uno de los síntomas más comunes que experimentan las personas que padecen una tiroides poco activa, muchos no se dan cuenta de que si el hipotiroidismo permanece sin diagnosticar, tienen un mayor riesgo de diabetes y enfermedades cardiovasculares.

Se cree que la buena nutrición juega un papel vital en el mantenimiento de la salud de la tiroides, por lo que echemos un vistazo a cómo cambiar su dieta tendrá un efecto en una tiroides poco activa.

Coma una dieta basada en alimentos integrales.

Si bien la dieta por sí sola no puede controlar los efectos del hipotiroidismo, asegurarse de comer una dieta balanceada tendrá un efecto positivo en el aumento de peso que pueda estar experimentando. Los dietistas recomiendan que siga una dieta controlada en calorías, ya que la mayoría de su ingesta proviene de alimentos integrales mínimamente procesados, con énfasis en carne magra y pescado, frijoles, verduras y frutas, grasas saludables para el corazón, incluidos los ácidos grasos omega 3 y alimentos ricos en fibra. , junto con muchos líquidos. Comer alimentos integrales en porciones controladas puede ayudar a controlar y prevenir enfermedades asociadas con enfermedades de la tiroides, como enfermedades cardíacas, diabetes y cáncer, además de que la adición de fibra puede ayudar a aliviar el estreñimiento que suelen experimentar los pacientes con hipotiroidismo.

Asegúrate de obtener los nutrientes adecuados

Si bien hay muchos factores nutricionales a tener en cuenta en la función tiroidea óptima, los dietistas han descubierto que tanto las deficiencias como los excesos o ciertos nutrientes desencadenan o empeoran los síntomas asociados con el hipotiroidismo. En particular, el yodo ha sido identificado como uno de los nutrientes esenciales para una tiroides saludable, ya que las hormonas tiroideas están compuestas de yodo, especialmente porque, mientras que la enfermedad autoinmune es la principal causa de problemas de tiroides en los Estados Unidos, la deficiencia de yodo es La causa primaria a nivel mundial.

También se ha demostrado que la deficiencia de vitamina D está relacionada con una salud deficiente de la tiroides, por lo que comer alimentos como el pescado graso, la leche, los productos lácteos, los huevos y los hongos puede resultar beneficioso para las personas con problemas de tiroides. El selenio y la vitamina B12 también se han identificado como nutricionalmente importantes en la prevención del hipotiroidismo.

Entonces, si bien la dieta por sí sola no puede controlar una tiroides poco activa, asegurarse de comer una variedad de alimentos integrales lo ayudará a mantenerse saludable y evitar otros posibles problemas médicos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here