Dolores de cabeza por migraña: causas, prevención y tratamiento

Un dolor de cabeza de migraña es reconocible por pulsaciones intensas o pulsaciones en un área de la cabeza acompañada a menudo por sensibilidad al sonido o la luz, náuseas y vómitos. Las víctimas pueden sufrir de dolor durante horas o incluso días y pueden verse obligadas a recostarse en un lugar oscuro y tranquilo. Comprender qué causa estos dolores de cabeza dolorosos, cómo prevenirlos y cómo tratar una migraña antes de que empeore puede mejorar el estilo de vida.

Causas y síntomas de migrañas

Los investigadores no han identificado las causas definitivas de estos dolores de cabeza, pero la predisposición genética y los factores relacionados con el medio ambiente parecen desempeñar un papel. Los desequilibrios y cambios químicos en el cerebro dentro del tronco cerebral y cómo interactúa con la vía principal del dolor, llamada nervio trigémino, también pueden ser causas. Los cambios hormonales femeninos, ciertos alimentos o bebidas, el estrés, los estímulos sensoriales, como las luces brillantes, los medicamentos y los cambios climáticos pueden desencadenar una migraña.

El dolor de cabeza a menudo progresa a través de varias etapas, cada una con diferentes síntomas. Uno o dos días antes, el individuo puede experimentar irritabilidad, depresión, hiperactividad, rigidez en el cuello, exceso de bostezos, estreñimiento o antojos de ciertos alimentos. Justo antes o durante un dolor de cabeza, puede ocurrir una alteración llamada aura. Aunque esto suele ser visual, en cambio puede ser una alteración verbal, sensorial o motora.

A esto le sigue un dolor palpitante o pulsátil en uno o ambos lados de la cabeza, visión borrosa, mareos, sensibilidad sensorial, náuseas y vómitos. Cada dolor de cabeza por lo general se encuentra entre cuatro y 72 horas. Después de experimentar una migraña, el individuo generalmente se siente sin energía. Si los síntomas incluyen un dolor de cabeza severo y abrupto o acompañado de visión doble, entumecimiento, dificultad para hablar o rigidez en el cuello, se recomienda atención médica inmediata.

Prevención y tratamiento de la migraña.

El ejercicio aeróbico de manera regular es una forma de reducir la tensión que puede provocar este tipo de dolor de cabeza. Si un olor o alimento es un desencadenante conocido, evitarla es una buena medida preventiva. Una rutina diaria que incluya horarios de comidas consistentes y patrones regulares de sueño puede ser útil. También se recomienda controlar el estrés y se puede hacer a través de la meditación, el yoga o simplemente disfrutando de un momento de tranquilidad.

Aunque la medicación es un tratamiento común, muchas personas prefieren evitarlo. Los tratamientos alternativos incluyen la terapia de manipulación espinal proporcionada por un quiropráctico. Los resultados de los ensayos clínicos incluyen una reducción sustancial de los ataques y la intensidad del dolor de cabeza. Algunos estudios indican que el tratamiento quiropráctico puede ser tan eficaz como los medicamentos para la prevención de la migraña.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí