Tener lesiones genitales es una de las peores cosas de tener herpes. El dolor y la picazón pueden ser insoportables. El dolor no es solo físico sino también psicológico porque tener estas lesiones puede afectar severamente la calidad de vida de un individuo. Una persona que sufre ese estado puede experimentar depresión y mucho estrés. Estas condiciones podrían evitar que las lesiones cicatricen rápidamente. La buena noticia es que es posible curar las lesiones genitales del herpes. Existen métodos naturales que puede usar para ayudarlo a lidiar con la infección.

Tome L-Lyisne. Si va a tomar solo un suplemento alimenticio, entonces déjelo ser L-lisina. Este es un poderoso luchador de virus y puede servir como su primera línea de defensa durante un brote de herpes. Debe tomar L-lisina todos los días, incluso si no sufre un brote. Hacerlo puede minimizar la frecuencia de los brotes. El uso sugerido de L-lisina es de dos a tres dosis por día.

Ponga aceite de árbol de té en el área afectada. Si está buscando una solución tópica, entonces su mejor opción es usar aceite de árbol de té, que es un antiséptico y un antivirus muy poderoso. Simplemente ponga varias gotas en un bastoncillo de algodón y luego aplique suavemente en el área afectada. Si la lesión es demasiado dolorosa para tocarla, simplemente puede colocar gotas directamente sobre la piel adolorida. Haga esto dos o tres veces al día y verá que las lesiones se curan en poco tiempo.

Toma un baño de sal de Epsom. El uso de la sal de Epsom es muy beneficioso para el cuerpo. Cuando se mezcla con agua caliente, se puede usar como un baño caliente relajante. Los efectos de la sal de Epsom son casi instantáneos. Puedes sentirte aliviado de la picazón después de solo un baño.

En la curación de las lesiones genitales del herpes, es mejor usar dos, si no todos los métodos anteriores.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí